SIETE GRANDES ERRORES DE LOS ENDURISTA

 

  • Salir sin tener tu moto a punto

Gasolina: Indispensable. Nunca olvides que tan difícil será empujar tu moto en plena montaña o campo.

Utilizar los neumáticos adecuados: Son los zapatos de tu moto! Debes utilizar las llantas correctas y en buen estado.

Presión de los neumáticos: Es tu mejor mecanismo de defensa.  Si el terreno esta resbaladizo, quita un poco de presión. Con ello lograrás que la pisada sea mayor y así aumentarás el agarre. Pero, cuidado, porque empezar una ruta con presiones bajas puede ser contraproducente y terminarás en el suelo.

  • No llevar herramientas

Ser endurista no solo es disfrutar de los terrenos, un buen endurista es autosuficiente. Si te olvido la bolsa de herramientas, es arriesgarte a quedarte tirado y esperar a que llegue la ayuda.  Aunque no sepas cómo arreglar la moto, si tienes una bujía y la herramienta adecuada, quizás puedas encontrar a alguien que sepa y te ayude. Otra 'herramienta' es la nuestra. Llevar algo de comida tampoco está de más... Si el hambre ataca, se acabó el juego.

  1. Hacer una ruta en solitario

Es básico y lo enseñan hasta en los Boy Scouts: nunca debes ir al campo solo y sin que nadie más sepa dónde estás, ni abandonar un grupo.  Nunca olvides al que va de último e informa en que área estarás por cualquier emergencia.

  1. No mirar donde dejas el casco

Si vas a hacer una parada, te recomendamos dejar el casco colgado en el manillar. Nunca olvides en donde lo dejas, mejor ten la costumbre de dejarlo en el mismo sitio con tu moto para evitar perderlo o que salga rodando quien sabe a dónde.

 

  1. Saltar sobre cualquier cosa sin mirar

Simplemente hay que seguir el dicho de 'mirar antes de cruzar', o en este caso, mirar antes de saltar.

A veces nos podemos encontrar con zanjas tapadas para evitar el paso de los coches de cuatro ruedas. Si no miras y saltas, vas a meterte en el enorme agujero.

  1. Mirar hacia atrás

El clásico error de los novatos: sales de una curva, das gas a fondo... y miras hacia atrás asombrándote de lo que eres capaz... ¡sin darte cuenta de que vas directo a un árbol! Lo que hay por detrás es pasado, ahora solo puedes mirar hacia adelante.

  1. Olvidar que lo haces por pura diversión

Si montas en moto supuestamente es para divertirte. La gente que empieza buscando patrocinadores, intentando ganar desde el primer día, acaba sin compañeros y con el único objetivo de rivalizar. Acuérdate siempre de por qué empezaste en esto: por disfrutar de la naturaleza subido a una moto. Las enfermeras de las urgencias del hospital no lo entenderán, pero romperse un brazo o algo así de vez en cuando vale la pena.

 www.chrisbirch.co.nz.